miércoles, 25 de enero de 2017

Pisar el páramo más hermoso del mundo


Páramo de Ocetá-Monguí- Boyacá. Tomada por Estefania Almonacid Velosa.  


A una altura de casi 4.000 metros sobre el nivel del mar se encuentra el páramo de Ocetá, ubicado en el municipio de Monguí en el departamento de Boyacá. Un lugar de belleza impresionante y considerado el más bello del mundo, según organizaciones ecologista, expertos y caminantes.


1. 

    Desde que era una niña hasta entonces mis ojos sienten felicidad al ver a King Kong, el gigantesco gorila de la selva que fue a parar a un rascacielos de New York (Estados Unidos) con una mujer atrapada en la mano. Pero lo que más recuerdo es la escena de la película cuando los exploradores caminaban por la inmensidad de montañas y rocas, entre la bruma y el eco de la naturaleza en la búsqueda de un mito. Nunca imaginé que estando el Páramo de Ocetá iba a trasladarme a un paisaje idéntico al grito del gorila enamorado. ¡Increíble!


Uno de los lugares más asombrosos del páramo. Tomada por Estefania Almonacid.



2. 

    Antes de subir al páramo se realizó una parada al parque principal de Monguí. El sol tenía los ojos abiertos, la música sonaba en pleno fulgor por la verbena que se realizaría en la noche; las tiendas, fábricas y el Museo del Balón tenían las puertas bien abiertas para exhibir los balones más auténticos del país. También se veían artesanos y las panaderías expresaban un aroma a café y empanada. Todo lucía despierto porque las casas en Monguí son blancas, con flores en las ventanas y las calles empedradas dan la sensación de seguir recorriendo las esquinas, una y otra vez. 


3. 

    Un hombre con rostro sonriente y habitante del pueblo fue quien nos guió por el páramo. Hacía bastante calor y la caminata sería de 6 horas o más, al decir eso y señalar el camino por donde se llegaría algo se aceleró, pudo ser las ansias de subir o el cansancio mental de solo imaginar la travesía. Antes de empezar el sendero dos hombres y dos mujeres jóvenes, con todo el equipo para acampar y escalar, se preparaban para subir el páramo. A solo 10 minutos salimos detrás de ellos con el ánimo de alcanzarlos. 


Los cuatro caminantes y el guía. Tomada por Estefania Almonacid.


4.

     El camino se ajustó perfectamente a los pies, las piernas tomaron el rumbo por su cuenta y un corazón acelerado estuvo ansioso de encontrar algo. Pasamos por el lado de los cuatro caminantes, de dos extranjeros y su guía, también de grupos familiares que bajaban del páramo. A cada paso el pecho estaba más cansado, pero a medida que el aliento se resistía algo logró que llegáramos casi corriendo. Al conquistar la cúspide de una montaña todo se convirtió alrededor en papeles blancos. Era la bienvenida del primer asombro: 'La roca de los sacrificios', profundidad dura, perfil que se asemejaba a las estatuas Moái de Pascua (Chile). La maravilla de estar en ese lugar se metió en la boca como un eco que retumba el interior. 


La piedra del sacrificio en el páramo de Ocetá. Tomada por Estefania Almonacid.



5. 

    Caminamos por  cuevas, murmullos, enfoques de luz, humedad, vientos, frailejones, espejos de agua y lagunas que parecían el vientre infinito. Además hubo tanta ilusión en ascender una montaña y ver desde su corona la misteriosa laguna Negra del páramo, pero a medida que las vibraciones del andar aumentaron todo se nubló completamente, la lluvia empezó a caer y el frío fue bastante irreverente. Esperamos a que se dejara ver pero fue en vano. Todo temblaba, el azúcar del bocadillo nos dio energías, llevábamos más de tres horas caminando y aun faltaban más asombros por delante.    


Dentro de la cueva situada en el páramo. Tomada por Estefania Almonacid 


6. 

     Como si nunca se pretendiera volver.... Todo estaba lejos estando en Ocetá, una distancia intemporal, lejos de uno mismo, tan solo el vacío de la sábana de frío. La caminata intensa y difícil hizo más impresionante el paisaje, porque estuvimos en un lugar que se le llama 'Las torres gemelas', debido a que hay dos rocas alargadas e imponentes como el vuelo del águila que pasó sobre nosotros. Tan certero e inquietante, tranquilo y salvaje, cada calamidad en la aberturas de la luz, todo danzando y al mismo tiempo jugando a los congelados, y uno tan pálido, tan pequeño, tratando de respirar y retener todo en la memoria.  


Las torres gemelas del páramo de Ocetá. Tomada por Estefania Almonacid.


7. 

    Luego llegamos a 'La ciudad perdida', peña compuesta de vegetación y rocas, que parecían mujeres y hombres durmiendo. Personas de carne y hueso frente a las de piedra, el gesto del misterio y el regreso en espiral. Pero no todo fue neblina y lluvia, el sol también nos acompañó; se despidió frente a la cascada, a contraluz nos calentó el pecho agitado. Allí merodeamos, el olor de mandarina perfumó el aliento y el dolor de rodillas.... Por fin desaparecería lo inerte. 


La ciudad perdida del páramo. Tomada por Estefaia Almonacid Velosa. 


Puesta de sol desde el páramo. Tomada por Estefania Almonacid Velosa. 


Cascada del páramo de Ocetá. Tomada por Estefania Almonacid Velosa. 
8. 

     De nuevo llegamos a Monguí  cuando estaba a punto de morir el día. A pesar de las seis horas de caminata  hubo alientos para recorrer el pueblo de noche que reunía a muchas familias por las calles encendidas y el candor del festejo musical. Nos reunimos en el café del Indio Rómulo a tomar canelazo y allí sentados recordamos todo lo que vivimos en ese día en que tuvimos las manos muy frías pero el corazón caliente, bien caliente. 


Una de las iglesias de Monguí- Boyacá. Tomada por Estefania Almonacid Velosa.






Escrito por: Estefania Almonacid Velosa. 

martes, 17 de enero de 2017

El antihéroe de San Silvestre


Álvaro fue una de las figuras del deporte colombiano en los 60 y 70. Deportista del año en 1965 y 1966, por sus triunfos en San Silvestre . Tomado de Colarte.com



    Ustedes han oído hablar de mí, pero muy pocos saben quién soy. Para empezar diré que soy un hombre mediocre. Ésa es la verdad. No soy el deportista número uno de Colombia, hay otros mejores que yo. Piensen en Cochise, por ejemplo, él es mejor. 

    No tengo la culpa de que los periódicos hayan hecho de mí un mito. Nunca he querido dejar de ser cualquiera. No soy un predestinado. Claro que fui campeón de San Silvestre, eso nadie lo puede negar, como nadie negaría que es un hijo de su mamá. 

    Pero ese triunfo no lo conquisté por ser un predestinado, ni gracias a los dioses, sino a mis piernas, a un entrenamiento tenaz. Lo demás son cuentos. 

   En atletismo no hay milagros. Hay esfuerzo y sacrificio, y ganará el que más pueda correr dentro de las condiciones físicas y técnicas más eficaces. 

   No creo que la estrella de la buena suerte decida por uno. Personalmente tengo la estrella más negra que puede alumbrar sobre el destino de un hombre. Nunca me fío de las estrellas. 

   En la vida y en el deporte no le debo nada a los santos ni a los milagros. No soy supersticioso. Todo lo que soy se lo debo a mi esfuerzo. 

   Nadie gana una carrera por azar, sino por razones físicas invencibles. 

   No niego que la voluntad ayuda al triunfo, pero no da el triunfo. 

   Y nadie que yo sepa ha ganado una carrera por voluntad, o por amor a la gloria. 

   Como no tengo interés en que piensen que soy un hombre superior, confieso que no esperaba ganar la Maratón de San Silvestre. Pero la gané porque estaba mejor preparado que los otros. 

Aquí vemos al atleta Álvaro Mejía
en una carrera en México. (1968).

   Es una hazaña que se pueda repetir, o no. Pero no estoy obligado moral o físicamente a repetirla. No se hagan ilusiones. 

   En lo que de mí dependa, prometo que haré todo lo posible por ser mejor cada día. No por darles gusto a ustedes, sino porque es un deber ante mí mismo. Mi superación es asunto que me concierne exclusivamente. 

   Detesto que la fama haga de mí un semidiós, un mito invencible. Óigase bien: no estoy dispuesto a dejarme tiranizar por el mito del papel. 

   No exijan lo que un hombre no puede dar, eso es inhumano. 
  
    Lo humano sería que ustedes comprendieran que yo siempre haré lo posible por ofrecer lo mejor de mí, sin que ustedes se sientan traicionados, y sin que yo me sienta miserable. 

   No olviden que un atleta nunca corre solo, que los otros también existen y luchan terriblemente por ser los mejores, a veces con mejores estímulos que uno, que corre por amor, por idealismo. 

    Si yo corriera solo, pues sería el campeón absoluto mí mismo, pero eso no tendría gracia. Uno se enfrenta a los competidores para vencerlos o ser vencido, es un juego limpio, y cada atleta corre soñando en la gloria. 

    Pero la gloria como la manzana es un fruto femenino, y no siempre se da cuando uno quiere, sino cuando ella quiere. 

    Y otra cosa: no se entrega al que más la desea, sino al que la conquista. 

     Claro que estoy orgulloso, infinitamente orgulloso de mi triunfo en Sao Paulo, y en lo más hondo del corazón se lo dediqué a Colombia. Pero no estoy convencido de poderlo repetir, pues por cada competidor hay una posibilidad menos de triunfo, y para ganar haya que vencer a cada uno y a todos. 

    Así es el deporte, así es la vida. Pelé es el Rey del Fútbol, pero eso no quiere decir que lo será dentro de un año. 

     En este momento, en el extramuro de algún barrio proletario, hay un caritriste que se entrena con una pelota de trapo para ser su sucesor y ocupar el trono esmeralda de las canchas del mundo.

     Cassius Clay es un tanque, pero un día será abatido por el puño aterrador de otro tanque que pegue más duro que él. 

    En el deporte nadie tiene segura su corona, ni siquiera al otro día de habérsela ceñido. 
 El colombiano Álvaro Mejía Flores cruza
victorioso la meta de la Maratón de Boston
(1971.)

     Yo fui mejor que muchos una vez, pero no seré mejor que todos siempre. Es absurdo que me exijan eso. 

     Hay en la gloria deportiva una crueldad inexorable, pues el fin de los excampeones no se necesita gran cosa, de eso se encarga la edad, la fatiga , la decadencia. No sucede lo mismo en otros campos, digamos en la literatura, la astronomía, el psicoanálisis, ellos trabajan con la mente, en la soledad, y su experiencia los hará cada vez más sabios, más artistas. Para ellos el porvenir está en su favor, el tiempo es aliado de su gloria. 

    En cambio para un deportista el tiempo es su enemigo, su ocaso. Y lo que llaman el porvenir, ¡qué paradoja!, no es más que la rutina de su gloria. 

    Entiendan eso, por Dios: que en el deporte cuenta menos la inteligencia que la fuerza, menos la voluntad que el poder físico.

   Entonces, no estoy dispuesto a dejarme enterrar vivo por la fama. 

   No estoy dispuesto a ser una brizna de vanidad que trae y lleva la tormenta de la publicidad, para ser alabado o abatido por la furia y el fanatismo ciego de las muchedumbres. 

    Por eso me he negado sinceramente a aceptar esos homenajes epilépticos y delirantes en que me adora como a los héroes antiguos. 

   Odio eso por una razón: porque no soy un héroe. Al contrario, soy un hombre mediocre, es decir, un antihéroe. 

    Es peligroso jugar al heroísmo porque si uno falla, nadie le perdona; los fanáticos quieren cobrar el precio de su adoración "traicionada", la pidándonos y enterrándonos vivos. 

   Yo quiero ser, y seguir siendo, Álvaro Mejía, nada más. El mismo que era antes de ser campeón. El mismo de quien la gente se mofaba en las carreteras gritándole "loca" o "coja oficio". Lo prefiero mil veces a que ahora los choferes al reconocerme como "Héroe de San Silvestre", en vez de insultarme como antes, me digan "móntese, campeón".

    Si así me quieren admirar, no como un mito, sino como un deportista, me sentiré muy honrado de su admiración. Pero si no, reserven sus homenajes para otro que ame la bulla y el tumulto.  Yo me sentiré mejor en el silencio, corriendo solo entre los campos de trigo. 





Escrito por Gonzalo Arango


Tomado de 'Obra negra' Gonzálo Arango. 
Fondo Editorial Universidad EAFIT.
2016. 






Gonzalo Arango, el profeta del nadaísmo, nació en Andes, Antioquia, en el año 1931, y murió en 1976 en un accidente automovilístico. Antes de escandalizar a la parroquia fue profesor de literatura, bibliotecario y colaborador del sumplemento literario de El Colombiano. En Cali difundió, en el año 1958, el primer Manifiesto Nadaísta. Allí fundó Esquirla, suplemento literario de Relator, órgano del nadaísmo. Entre sus columnas periodísticas, teñidas por la poesía y el sarcasmo, figuran: 'Signo de escorpión', 'Bolsa de valores', en El tiempo, 'Todo y nada' en La Nueva Prensa, 'El Heraldo negro' en El Heraldo y su famosa 'Todo y nada' en la revista Cromos. 






     

sábado, 14 de enero de 2017

Pasar la tarde con ella



Santa Rosa de Viterbo- Boyacá. Tomada por: Estefania Almonacid Velosa. Enero 2017.


El segundo domingo del nuevo año llegué a Santa Rosa de Viterbo  para hacer más intenso el recuerdo. Una manada de perros merodearon el parque principal donde la imponente estatua de Rafael Reyes, ex presidente de Colombia y nacido en el pueblo, se reflejaba en los charcos. Después de la lluvia el silencio se apoderó de los jardines, el parque, las tiendas, la iglesia y las calles; el cielo cenizo protegía las casas, a lo lejos las vértebras de las montañas se asomaban con serenidad, como quien espera la hora prudente para ir a dormir. Olía a frutas y helado, aromas que jugueteaban en el vientre al igual que las piruetas de dos niños en la esquina de la tienda ‘4 esquinas’.


***

Estatua de Rafael Reyes. Santa Rosa de Viterbo, Boyacá.  Tomada por Estefania Almonacid V.  Enero 2017. 

Una muchacha morena se paró a la entrada de la iglesia, miró todo lo que estaba al frente y por último levantó su mirada, luego se inquietó y sus ojos merodeaban como buscando a alguien, además, su boca provocó el mismo vacío del pueblo. Lo único que le hizo perder la concentración fue el perro altísimo, la vendedora de obleas, el vuelo de una paloma y la rebeldía del viento.

A su vez, el vacío de la iglesia la llenó un hombre que se sentó frente al altar, después de unos cuantos minutos se levantó y con lágrimas en los ojos se marchó a tomar un café en la panadería que queda situada a un lado de la iglesia. Luego volvió a salir, encaminó sus pasos por los laberintos de arbustos y cruzó el teatro municipal, casona desvencijada e inmensa.

Hilda debió pasar por ese teatro siendo muy niña, sin embargo, al pasar por el asfalto húmedo el tiempo pareció detenido, fue capaz de apagar el sol y encender las lámparas de la entrada del teatro. Mujeres, hombres y niños con sus mejores trajes, ella también con el vestido blanco y su silueta morena, adornada de flores en el pelo, ansiosa de ver el espectáculo… Pero desapareció la arriesgada imaginación y volvió el teatro de puertas cerradas.  

Teatro Municipal de Santa Rosa de Viterbo-Boyacá. Tomada por Alexander Haller. Enero 2017. 

-¿En ese teatro presentaban películas, cierto?- le peguntó una muchacha a una mujer mayor que no le contestó y agachó la cabeza dudosa, por eso la muchacha se apresuró a decir que seguramente también presentaban obras de teatro, los ojos le brillaron, quizás al imaginar todo lo que se vivió adentro. 

En ese instante pasó un campesino en su bicicleta por la carretera que dejaba   ver a los lejos un edificio antiguo que engalana las montañas, lugar donde funciona la Escuela de Policía Rafael Reyes. Un perro negro ladró a la entrada de la escuela, miró con ojos intensos y corrió por la pared de anuncios desvanecidos para buscar comida.


***

Campesino en bicicleta. Santa Rrosa de Viterbo- Boyacá. Tomada por Estefania Almonacid V. Enero 2017. 


En otra parte el sol cayó mareado en los tejados de las casas, pero en Santa Rosa de Viterbo la neblina lo acobijó todo. Eran las seis de la tarde y en el parque una mujer de ojos verdes vendía obleas, postre de limón y arroz con leche en una carpa.

¡Está haciendo un calor! pronunció la señora irónicamente mientras servía los postres a sus clientes.

Esa tarde tuvo el sabor del arroz con leche y en cada cucharada la leche se derramó por todo el cielo, las paredes y el suelo, hasta invadir el recuerdo de una vasija de plástico que contenía harina, esencia de caramelo, azúcar y huevos. Todos estos ingredientes empalagaban las manos de Hilda, manos morenas, despiertas, esas que preparaban manjares y que yo las acariciaba con ternura, tratando de descifrar los caminos dispuestos de sus intuiciones de niña en este pueblo, así como los senderos que la condujeron a Bogotá y  a convertirse en la madre de mi padre.

Alguna vez un profesor de la universidad me dijo: “Uno debe enterrar a sus fantasmas para no tener que cargar con ellos en la espalda y doler, doler más de lo que uno pude resistir”. Ahora cargo con el fantasma de Hilda por todas partes, no es doloroso, me contraigo de felicidad al tenerla tan presente, bella y latente. Por eso pisé Santa Rosa de Viterbo con el gesto de un bolero, tan parecido a la de la abuela, para perseguirla por todos sus indicios, para remediar con mi respiración sus fracasos, para que el recuerdo me haga mirar a la cúspide y todo me sepa a pan de azúcar.


Escrito por Estefania Almonacid Velosa