Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

La casa de Gaitán, el silencio inquietante

Imagen
    Recorrer la casa de Jorge Eliécer Gaitán es encontrarse con la intimidad de los fantasmas de días de ternura, fortaleza y derrota. Es traspasar la mezquindad del olvido y convertirse en vértice de un recuerdo familiar, trastocado por un espíritu libre y sabio que pudo conmover a muchas personas. Él aún parece sentado en su escritorio, concentrado, luego mirando por la ventana, merodeando el pasillo, entretenido jugando con su hija Gloria en la habitación rosa, volver al estudio a recibir llamadas y después bajar al comedor a almorzar junto a su esposa Amparo, un buen plato de ajiaco. 
     Por eso la casa que por años ha estado deshabitada no huele a polvo, es de un olor que se ha ido desvaneciendo, pero que se niega a desaparecer… Es un aroma a hogar y a familia reunida. Aún los platos están dispuestos en la mesa para ese almuerzo del 9 de abril de 1948; el minutero quedó quieto y cada objeto en el mismo instante que lo mataron a Él, al padre, al amigo, al esposo, al sabio, al cau…