Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

La vida sin carro

Imagen
El que vive a pie vive, literalmente, con los pies en la tierra, y por contra, el que vive en carro vive en las nubes, sin contacto con el mundo, con la realidad, desasido, desarraigado.Signo de la alienación del hombre contemporáneo (del hombre burgués, para decirlo sin tanta saliva) es el carro y su dependencia. 

           Mi sobrino compró hace cinco años una Subaru, bellísima. Estaba exultante. Parecía enamorado de su Subaru, no digo como si fuera una esposa (pues el que se enamora de su esposa es un tarado), sino como si fuera una moza japonesa, una geisha, para el caso, de esas que te ponen a ver pajaritos (según dicen). Tal su pasión, que esa primera noche se acostó con la Subaru; seamos más precisos, aunque el resultado sea el mismo: se acostó en la Subaru. 

         Y ahora, cinco años más tarde, ya vieja la Subaru, un sobrino de mi sobrino -también profesional de alta alcurnia- se acaba de comprar un Toyota 1.8 Corolla, color verde marqués: ante su sobrino, mi sobrino quedó p…

El aguardiente

Imagen
       1.      No conozco muchos textos literarios que hablen del aguardiente. Tal vez, entre nosotros los paisas, el más celebrado son las décimas que le envió Diego Calle Restrepo a un amigo, desde Estados Unidos, pidiéndole que le enviara una botella de su añorado licor. Comienzan así:
"Mi querido amigo Luis:
hace seis meses cumplidos
que aquí en Estados Unidos
suspiro por un anís;
porque en este gran país
por espantosa ironía
cualquier cosa se hallaría
que la fantasía invente,
pero un trago de aguardiente
¡nunca se conseguiría!"

        El autor de esas décimas era un prohombre antioqueño, político, gobernante, hombre de empresa, bambuquero (un bello bambuco, Lejos de ti, tiene letra suya) y, como quedó visto, fiel bebedor de aguardiente. Fue también, por si fuera poco, amigo de León de Greiff. Ya en su vejez León escribió en una pared de la tienda que corona el alto de Otramina la segunda versión, mucho más concisa, del Relato de Ramón Antigua:
En el alto de Otramina yendo pa Titirib…